2005

Loading...

BOE núm. 252

Viernes 21 octubre 2005

MINISTERIO DE LA PRESIDENCIA 17344

REAL DECRETO 1201/2005, de 10 de octubre, sobre protección de los animales utilizados para experimentación y otros fines científicos.

La Directiva 86/609/CEE del Consejo, de 24 de noviembre de 1986, relativa a la aproximación de las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas de los Estados miembros respecto a la protección de los animales utilizados para experimentación y otros fines científicos, tiene como objeto armonizar la legislación de los distintos Estados miembros de la Unión Europea en lo que se refiere a la protección de los animales utilizados para dichos fines. Esta directiva pretende garantizar que el número de animales empleados en este tipo de prácticas se reduzca al mínimo y que, en todo caso, a los que se utilicen, se les conceda un trato que evite al máximo el dolor, el sufrimiento o la lesión, prolongados innecesariamente. Fomenta, asimismo, la puesta a punto de métodos alternativos que puedan aportar el mismo nivel de información que el obtenido en procedimientos con animales y que supongan una menor utilización de estos, conceptos que actualmente se engloban en el «principio de las tres erres» (reducción, refinamiento y reemplazo). En la misma fecha y dada la voluntad de definir y limitar el uso de animales de experimentación para determinados fines como son la investigación científica, la educación y la formación y la investigación médico-legal, los Estados miembros adoptaron la Resolución 86/C 331/02. La Directiva 86/609/CEE del Consejo se modificó mediante la Directiva 2003/65/CE del Parlamento Europeo y el Consejo, de 22 de julio de 2003, por la que se crea un Comité de reglamentación para garantizar la coherencia de los anexos de la Directiva 86/609/CEE con la evolución científica y técnica más reciente, así como con los resultados de la investigación en las cuestiones de que tratan. No se considera necesario transponer esta directiva a la normativa nacional, ya que se limita a la creación de un comité de ámbito comunitario. La Directiva 86/609/CEE del Consejo traspuso al ordenamiento jurídico español por medio del Real Decreto 223/1988, de 14 de marzo, sobre protección de los animales utilizados para experimentación y otros fines científicos, desarrollado posteriormente por Orden del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, de 13 de octubre de 1989, por la que se establecen las normas de registro de los establecimientos de cría, suministradores y usuarios de animales de experimentación de titularidad estatal, así como las de autorización para el empleo de animales en experimentos, en desarrollo del Real Decreto 223/1988, de 14 de marzo. Por otra parte España ratificó, el 25 de octubre de 1990, el Convenio Europeo sobre protección de los animales vertebrados utilizados con fines experimentales y otros fines científicos (Estrasburgo, 18 de marzo de 1986), que contiene reglas generales cuyo objetivo es evitar que a los animales a los que dicho convenio les es de aplicación se les cause dolor, sufrimiento o angustia innecesarios, así como la limitación de su utilización favoreciendo el uso de métodos alternativos. Asimismo, en este marco del Consejo de Europa se adoptaron, en una serie de consultas multilaterales, un conjunto de resoluciones sobre la interpretación de ciertas disposiciones y expresiones del Convenio Europeo sobre protección de los animales vertebrados utilizados con fines experimentales y otros fines científicos, sobre la formación y educación de las personas que trabajan con animales de laboratorio, sobre instalaciones y cuidados a

34367

los animales de laboratorio y sobre adquisición y transporte de estos. La existencia de diferentes órganos para la valoración de la oportunidad de las prácticas de investigación revela la conveniencia de regularlos como instrumento para lograr los fines enunciados en la mencionada directiva. La creciente preocupación de la sociedad por la protección de los animales y la calidad de la investigación, en la que la observación, el control, el bienestar, el mantenimiento y el cuidado de los animales que se utilizan en experimentación es un pilar básico, así como los cambios en la legislación y los continuos avances científicos, hacen necesaria la actualización de la normativa vigente. El artículo 36.2 de la Ley 8/2003, de 24 de abril, de sanidad animal, señala que las condiciones sanitarias básicas que deben cumplir las explotaciones de animales serán las que establezca la normativa vigente, y en su disposición final quinta faculta al Gobierno para dictar las disposiciones precisas para la aplicación y desarrollo de la ley. En este real decreto se desarrolla dicha ley en la medida que afecta a los animalarios como explotaciones. Por todo lo anterior, se ha considerado la necesidad de adaptar la actual normativa, incluyendo lo nuevo y derogando lo antiguo, y así, en aras de una mayor claridad y seguridad jurídica, se ha determinado la conveniencia de promulgar una nueva norma. En su tramitación, este real decreto ha sido sometido a consulta de las comunidades autónomas y de las entidades representativas de los intereses del sector. En su virtud, a propuesta de las Ministras de Agricultura, Pesca y Alimentación, de Educación y Ciencia, de Sanidad y Consumo y de Medio Ambiente, con la aprobación previa del Ministro de Administraciones Públicas, de acuerdo con el Consejo de Estado y previa deliberación del Consejo de Ministros en su reunión del día 7 de octubre de 2005, DISPONGO: CAPÍTULO I Objeto, ámbito de aplicación y definiciones Artículo 1.

Objeto y finalidad.

1. El objeto de este real decreto es establecer las normas aplicables para la protección de los animales utilizados en experimentación y otros fines científicos, incluyendo la docencia. 2. Su finalidad es asegurar dicha protección y, en particular, que a los animales utilizados se les concedan los cuidados adecuados; que no se les cause innecesariamente dolor, sufrimiento, angustia o lesión prolongados; que se evite toda duplicación inútil de procedimientos, y que el número de animales utilizados en los procedimientos se reduzca al mínimo, aplicando en lo posible métodos alternativos. Artículo 2. Ámbito de aplicación. 1. Este real decreto se aplica a los animales utilizados en la experimentación y otros fines científicos, así como en la docencia. Es de aplicación en todo el territorio nacional. 2. La utilización de animales en los procedimientos, docencia u otros fines científicos sólo podrá tener lugar cuando esta persiga los siguientes fines: a) La investigación científica, incluyendo aspectos como la prevención de enfermedades, alteraciones de la salud y otras anomalías o sus efectos, así como su diag-

34368

Viernes 21 octubre 2005

nóstico y tratamiento en el hombre, los animales o las plantas; el desarrollo y la fabricación de productos farmacéuticos y alimenticios y otras sustancias o productos, así como la realización de pruebas para verificar su calidad, eficacia y seguridad. b) La valoración, detección, regulación o modificación de las condiciones fisiológicas en el hombre, en los animales o en las plantas. c) La protección del medio ambiente natural, en interés de la salud o del bienestar del hombre o los animales y mantenimiento de la biodiversidad. d) La educación y la formación. e) La investigación médico-legal. 3. Quedan excluidas del ámbito de aplicación de este real decreto las prácticas agropecuarias no experimentales y la clínica veterinaria. Artículo 3. Definiciones. A los efectos de este real decreto, se entenderá por: a) Animal: cualquier ser vivo vertebrado no humano, incluidas las crías de vida propia o las formas de cría en reproducción, excluidas las formas fetales o embrionarias. b) Animales de cría: los animales especialmente criados para su utilización en los procedimientos en establecimientos aprobados o registrados por la autoridad competente. c) Animales de experimentación: los animales utilizados o destinados a ser utilizados en los procedimientos. d) Animales de experimentación adecuadamente anestesiados: los animales privados de sensaciones mediante el empleo de métodos efectivos de anestesia, local o general. e) Centro o establecimiento: toda instalación, edificio, grupo de edificios u otros locales, incluidos aquellos no totalmente cerrados o cubiertos, así como las instalaciones móviles y todo el conjunto de medios personales y materiales organizados por su titular para la cría, el suministro o la utilización de animales de experimentación. Se distinguen: 1.º Centro de cría: cualquier establecimiento donde se crían animales de experimentación. 2.º Centro suministrador: cualquier establecimiento que suministra y mantiene animales de experimentación, no nacidos en el mismo centro. 3.º Centro usuario: cualquier establecimiento en el que se utilicen animales de experimentación. f) Cercado: zona cerrada con paredes, barrotes o tela metálica, donde se mantienen uno o más animales, y en el que la libertad de movimiento de los animales depende del tamaño del recinto y del grado de ocupación, y que normalmente resulta menos limitada que en una jaula. g) CITES: Convenio sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestres. Convenio de Washington, de 3 de marzo de 1973. h) Compartimento: pequeño recinto de tres lados, generalmente con un comedero y bebedero con separaciones laterales, donde pueden mantenerse atados uno o más animales. i) Corral: zona cerrada con cercas, paredes, barrotes o tela metálica situada habitualmente en el exterior de los edificios, donde los animales alojados en jaulas o cercados pueden moverse libremente durante determinados periodos de tiempo según sus necesidades fisiológicas y etológicas. j) Eutanasia o sacrificio por métodos humanitarios: el sacrificio de un animal con el menor sufrimiento físico y mental posible, de acuerdo con su especie y estado. k) Jaula: receptáculo fijo o móvil cerrado por paredes sólidas y, al menos por un lado, con barrotes o tela

BOE núm. 252

metálica o, en su caso, redes, donde se alojan o transportan uno o más animales. l) Locales de alojamiento: locales donde se aloja normalmente a los animales, bien para cría y mantenimiento, bien durante la realización de un procedimiento. m) Persona competente: cualquier persona que, en función de su formación, se encuentre capacitada legalmente, al amparo de este real decreto, para realizar las funciones previstas en él. n) Procedimiento: toda utilización de un animal para los fines establecidos en el artículo 2 que pueda causarle dolor, sufrimiento, angustia o daño prolongados, incluida toda actuación que de manera intencionada o casual pueda dar lugar al nacimiento de un animal en las condiciones anteriormente mencionadas. Se considera, asimismo, «procedimiento» la utilización de los animales, aun cuando se eliminen el dolor, el sufrimiento, la lesión, la angustia o el daño prolongados, mediante el empleo de anestesia, analgesia u otros métodos. Quedan excluidos los métodos admitidos en la práctica moderna (métodos humanitarios) para el sacrificio y para la identificación de los animales. Se entiende que un procedimiento comienza en el momento en que se inicia la preparación de un animal para su utilización y termina cuando ya no se va a hacer ninguna observación ulterior para dicho procedimiento. ñ) Transportista: cualquier persona física o jurídica que proceda al transporte de animales de experimentación por cuenta propia, por cuenta de un tercero o mediante la puesta a disposición de un tercero de un medio de transporte destinado al transporte de animales de experimentación, transporte que deberá tener carácter comercial y efectuarse con fines lucrativos. o) Autoridad competente: los órganos competentes de las comunidades autónomas y los órganos competentes de la Administración General del Estado en sus respectivos ámbitos. p) Métodos alternativos: aquellas técnicas o estrategias experimentales que cumplen con el «principio de las tres erres» (reducción, refinamiento y reemplazo): 1.º Reducción: estrategia encaminada a utilizar el mínimo número de animales necesario para alcanzar el objetivo propuesto en el procedimiento. 2.º Refinamiento: incluye la mayoría de aquellos procedimientos que afectan a la vida del animal de experimentación y permiten aliviar o reducir el posible dolor o malestar. 3.º Reemplazo: utilización de técnicas alternativas que puedan aportar el mismo nivel de información que el obtenido en procedimientos con animales y que no impliquen la utilización de estos.

CAPÍTULO II De las condiciones generales y el personal Artículo 4. Condiciones generales de alojamiento y manejo. 1. Los centros o establecimientos previstos en este real decreto deberán cumplir los siguientes requisitos en relación con el cuidado general y alojamiento de los animales de experimentación: a) Que a los animales se les proporcionen unas condiciones adecuadas de alojamiento, medio ambiente, cierto grado de libertad de movimientos, alimentación, bebida y cuidados que aseguren su salud y bienestar. b) Que se limite al mínimo imprescindible cualquier restricción que les impida satisfacer sus necesidades fisiológicas y etológicas.

BOE núm. 252

Viernes 21 octubre 2005

c) Que las instalaciones y las condiciones ambientales en las que se críen, mantengan, custodien o se utilicen los animales de experimentación les garanticen un adecuado nivel de bienestar y que ello se verifique diariamente. d) Que se disponga de medidas, medios e instalaciones que garanticen la eliminación, en el plazo más breve posible, de cualquier deficiencia que provoque alteraciones en el estado de salud o bienestar de los animales, con las alarmas necesarias. e) Que las normas de trabajo e instrucciones de uso de todos los elementos consten por escrito. f) Que tengan previsto por escrito un plan de actuación en caso de emergencia o catástrofe. g) Que se evite el acceso al interior de las instalaciones de personal no autorizado. h) Que el bienestar y la salud de los animales sean supervisados por el personal competente definido en el anexo I, para prevenir el dolor, así como el sufrimiento, la angustia o el daño duraderos. 2. Los establecimientos o centros deben cumplir lo establecido en el anexo II, así como la normativa vigente sobre las explotaciones ganaderas que les sea aplicable. 3. Los centros usuarios deben disponer, además, de instalaciones adecuadas para la realización de necropsias, toma de muestras y pruebas sencillas de diagnóstico. 4. El manejo de los animales de experimentación se realizará de acuerdo con el anexo III, sin perjuicio de la normativa vigente en materia de conservación de las especies naturales y de la fauna y flora silvestres. Artículo 5.

Transporte de los animales.

1. El transporte de los animales utilizados o destinados a ser utilizados en los procedimientos se ajustará a las condiciones establecidas en las normas vigentes sobre comercio, sanidad y bienestar animal. 2. La documentación que debe amparar, durante el transporte, el traslado de animales utilizados o destinados a ser utilizados en los procedimientos se ajustará a las normas vigentes sobre comercio, sanidad y bienestar animal. 3. Los contenedores de transporte garantizarán la contención de los animales y permitirán, al mismo tiempo, su libertad de movimientos. Los vehículos de transporte dispondrán de un sistema de anclaje, en su caso, para evitar los movimientos bruscos de los contenedores. 4. Si durante la realización de un procedimiento es necesario proceder al traslado de un animal, además de lo establecido en los apartados anteriores, se acompañará de un documento de traslado emitido por el especialista en salud animal del centro de origen, que tendrá una validez de cinco días, donde deberán figurar, como mínimo, los datos que se recogen en el anexo IV. Además, se acompañarán de instrucciones escritas claras sobre el suministro de agua y alimentos, y los cuidados especiales que se dispensarán a los animales durante su transporte. Artículo 6.

Identificación de los animales.

1. Todos los animales pertenecientes a especies con sistemas de identificación ya regulados deberán estar identificados conforme la normativa vigente en esta materia. El método de identificación estará concebido de manera que no se pueda falsificar, que sea inviolable, fácilmente legible a lo largo de toda la vida del animal, que no pueda volver a utilizarse y no afecte a su bienestar.

34369

2. Concretamente, los perros, gatos y primates no humanos deberán ser identificados individualmente, preferiblemente antes de su destete, con un sistema permanente realizado de forma que se les cause el menor dolor posible. Cuando un perro, gato o primate no humano sea trasladado de un centro o establecimiento a otro antes de su destete y no sea posible identificarlo previamente, el centro o establecimiento receptor conservará un registro documental completo, en particular, de los datos de la madre, y se procederá a su identificación lo más pronto posible. 3. Cuando el sistema de identificación utilizado pueda producir dolor al animal, se le proporcionará la anestesia o analgesia adecuada. Artículo 7. Identificación de animales confinados. 1. Todas las jaulas o sistemas de confinamiento de animales deberán estar etiquetados y en la etiqueta se consignarán los datos de identificación de los animales allí alojados. A menos que no sea posible por las circunstancias o las características de los animales allí confinados, se especificarán, como mínimo, los datos que se relacionan en el anexo V. 2. En los centros usuarios, esta etiqueta debe, además, en su caso, permitir su relación con el procedimiento en el que el animal esté siendo utilizado. Artículo 8. Libro de registro de los animales. 1. Los centros deben llevar un libro de registro aprobado por la autoridad competente que contendrá, como mínimo, los datos que se fijan en el anexo VI. La autoridad competente determinará el formato de dicho libro de registro, que podrá ser llevado de forma manual o informatizada. 2. El libro de registro debe encontrarse permanentemente en el centro y a disposición de la autoridad competente. El centro deberá conservar este libro de registro durante, al menos, tres años a partir de la fecha de la última inscripción. Artículo 9. Personal de los centros. 1. Las personas que lleven a cabo procedimientos o tomen parte en ellos y las personas que estén al cuidado de animales utilizados en procedimientos, incluyendo las tareas de supervisión, deberán tener la preparación y la formación adecuada, acreditada mediante la posesión de un título académico que haya sido considerado adecuado a estos efectos por la autoridad competente. Este personal estará encuadrado en una de las categorías profesionales descritas en el anexo I. 2. En cada centro se designará una persona responsable del cuidado de los animales y del funcionamiento de los equipos. 3. El responsable del centro se asegurará del cumplimiento de lo dispuesto en el apartado anterior. 4. El responsable del centro se asegurará del cumplimiento de la normativa sobre organismos genéticamente modificados cuando esta sea de aplicación. Artículo 10. Personal asesor. 1. Los centros dispondrán de personal especialista en bienestar animal y en salud animal. 2. El responsable de la salud de los animales será un veterinario con formación complementaria especializada en animales de experimentación.

34370

Viernes 21 octubre 2005

3. Las siguientes funciones podrán ser asumidas tanto por el responsable en salud animal como por el responsable en bienestar animal: a) Supervisar las instalaciones, el bienestar, el manejo y el cuidado de los animales, con el fin de detectar cualquier deficiencia existente. b) Si decide al final de un procedimiento que el animal no se sacrifica, supervisar que reciba los cuidados adecuados a su estado de salud bajo control de un especialista en salud animal. c) En general, de todas las tareas de asesoramiento en materia de bienestar animal, con el fin de prevenir en todo momento el dolor, el sufrimiento, la angustia o daños perdurables a los animales.

CAPÍTULO III De los centros Artículo 11. Obligaciones de los centros. 1. Los centros suministradores sólo podrán obtener animales a partir de centros de cría o de centros suministradores, a no ser que el animal haya sido legalmente importado y no sea salvaje o vagabundo, salvo autorización expresa de la autoridad competente. 2. Los centros usuarios, siempre que sea posible, deberán utilizar animales de cría. Sin embargo, también podrán utilizar animales procedentes de establecimientos suministradores, de otro centro usuario que los haya cedido como parte del intercambio científico o criados para su uso en sus propias instalaciones. En este último caso, deberán cumplir, además, lo dispuesto en este real decreto para los centros de cría. Se prevén las siguientes excepciones: a) Los animales de las especies enumeradas en el anexo VII únicamente podrán ser animales de cría, a menos que no sea posible disponer de estos, y previa autorización de la autoridad competente. b) Los animales de especies diferentes a las enumeradas en el anexo VII deberán ser animales de cría o bien proceder de establecimientos suministradores, a menos que se compruebe que no es posible disponer de estos, y previa autorización de la autoridad competente. 3. Los centros usuarios tendrán las instalaciones y el equipo apropiado para las especies de animales que se utilicen y para la ejecución de los procedimientos que allí se lleven a cabo; su proyecto, construcción y funcionamiento deberán garantizar que los procedimientos puedan ejecutarse con la mayor efectividad posible, de forma que se obtengan resultados coherentes con el menor número posible de animales y se produzca a los animales el mínimo grado de dolor, sufrimiento, angustia o daño duradero. Artículo 12. Registro de los centros de cría, suministradores y usuarios. 1. Los centros o establecimientos privados, con carácter previo al inicio de su funcionamiento, deberán ser autorizados por la autoridad competente. 2. Una vez obtenidos todos los permisos, autorizaciones o licencias exigibles por la normativa vigente, ningún nuevo establecimiento podrá iniciar su actividad sin estar registrado y haber recibido el correspondiente código de identificación. 3. Los centros o establecimientos públicos, con carácter previo al inicio de su funcionamiento, deberán ser inscritos en el registro habilitado para ello.

BOE núm. 252

4. Se crea en el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación el Registro de los centros de cría suministradores y usuarios de animales de experimentación, de carácter público e informativo, en el cual se inscribirá directamente todo centro o establecimiento de titularidad estatal. 5. Las comunidades autónomas comunicarán a dicho ministerio los datos que se enumeran en el anexo VIII, referidos a los centros previstos en los apartados 1 y 2, para su traslado a dicho registro. Artículo 13. Estructura del registro. 1. El registro de cada uno de los centros constará como mínimo de los siguientes datos: nombre del centro; dirección completa; titular del centro (nombre y, si procede, razón social y número de CIF o NIF); tipo de establecimiento (cría, suministrador, usuario); código de registro; especies animales que se mantienen en él, y responsable. 2. Se asignará un código de registro a cada centro que estará compuesto por las letras «ES», que identifica a España, seguido de un código numérico compuesto de 12 caracteres, de los que dos corresponderán a la identificación de la provincia, según la codificación del Instituto Nacional de Estadística; tres, a la identificación del municipio, según la codificación de dicho Instituto, y siete, a la identificación del centro. Este último código permitirá identificar al centro de forma única dentro del municipio. 3. Cuando un establecimiento ya se encuentre registrado según el Real Decreto 479/2004, de 26 de marzo, por el que se establece y regula el Registro general de explotaciones ganaderas, mantendrá ese código de registro, si bien deberá incluirse también en el registro establecido en el artículo 12 de este real decreto. 4. No se registrarán como centros diferentes las unidades de aquellos centros que estén integrados por unidades independientes entre sí físicamente, a menos que tengan un funcionamiento y una organización independientes. 5. Cuando un centro simultanee actividades de cría, suministro o usuario de animales de experimentación, en el registro se incluirán todas y cada una de ellas, aunque cuando un establecimiento usuario críe animales para su uso en sus propias instalaciones, solo será necesario que se registre como establecimiento usuario, si bien cumplirá también con todas las exigencias establecidas en este real decreto para los centros de cría. Artículo 14. Inscripción en el registro del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. 1. Para su inscripción en el registro del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, los responsables de los centros de titularidad estatal deben dirigir su solicitud a la Dirección General de Ganadería, acompañada de la documentación que se indica en el anexo IX. 2. Cualquier modificación de los datos que figuren inscritos, derivada de ampliaciones, de reducciones, de traslados, de cambios del personal responsable u otras circunstancias, así como en el caso de suspensión o cese de la actividad o de cambio de titularidad, deberá ser notificada al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en el plazo máximo de un mes desde que se haya producido, para que se efectúe la correspondiente modificación en el registro. Artículo 15. Base de datos de centros de animales de experimentación. A los efectos informativos, se constituirá una base de datos de los centros o establecimientos en el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación con las característi-

BOE núm. 252

Viernes 21 octubre 2005

cas que figuran en el anexo X. Esta base de datos se nutrirá de las comunicaciones que realicen las comunidades autónomas y el propio ministerio y constará, para cada centro, como mínimo, de los datos que figuran en el anexo VIII. CAPÍTULO IV De los procedimientos Artículo 16. mientos.

Condiciones generales de los procedi-

1. No deberá realizarse un procedimiento, si se dispone de otro método científicamente satisfactorio y contrastado, que permita obtener el resultado perseguido sin implicar la utilización de animales, excepto cuando la normativa de aplicación lo requiera. 2. Los procedimientos deberán realizarse de forma que eviten la angustia y el dolor o el sufrimiento innecesario a los animales de experimentación. 3. Para evitar duplicaciones innecesarias de procedimientos que tengan como fin cumplir las disposiciones de las legislaciones nacionales o comunitarias en materia de salud y seguridad, las autoridades competentes deberán reconocer, en la medida de lo posible, la validez de los datos obtenidos mediante los procedimientos llevados a cabo en el territorio comunitario, a no ser que alguna prueba posterior sea necesaria para la protección de la salud pública y la seguridad. 4. Las autoridades competentes deben fomentar la investigación sobre el desarrollo y la confirmación de técnicas alternativas que puedan aportar el mismo nivel de información que el obtenido en procedimientos con animales, que supongan el uso de menos animales o que impliquen procedimientos menos dolorosos. 5. Ante la elección entre diversos procedimientos, se seleccionará aquel que permita obtener los resultados más satisfactorios y que: a) Utilice el menor número de animales. b) Se realice en animales pertenecientes a especies cuya elección haya sido cuidadosamente valorada y cuyo grado de sensibilidad neurofisiológica sea el menor posible. c) Cause el menor dolor, sufrimiento, angustia o lesión a los animales. 6. Los procedimientos sólo podrán ser realizados por personas competentes o bajo la responsabilidad directa de ellas, o cuando se autoricen con arreglo a las disposiciones de la normativa nacional. 7. Cada procedimiento, a los efectos del cumplimiento de este real decreto, tendrá un único investigador responsable. Artículo 17. Procedimientos prohibidos. 1. Quedan prohibidos los procedimientos en los que se utilicen los animales considerados en peligro de extinción de acuerdo con el apéndice I del CITES y el anexo A del Reglamento (CE) n.º 338/97 del Consejo, de 9 de diciembre de 1996, relativo a la protección de especies de la fauna y flora silvestres mediante el control de su comercio, así como aquellos que en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas de la Ley 4/1989, de 27 de marzo, de conservación de los espacios naturales y de la flora y fauna silvestres, se cataloguen como tales, a menos que se ajusten a la normativa citada y que los objetivos del procedimiento sean la investigación tendente a la protección de las especies de que se trate o fines biomédicos esenciales, cuando se compruebe que tales especies son excepcionalmente las únicas adecuadas para tales fines, y previa autorización de la autoridad competente.

34371

2. No podrán llevarse a cabo procedimientos con animales capturados en la naturaleza o vagabundos, a menos que los realizados con otros animales no permitan alcanzar los objetivos perseguidos por el procedimiento, y previa autorización de la autoridad competente. En ningún caso podrán utilizarse perros o gatos vagabundos. 3. No podrán realizarse procedimientos con fines de formación y educación realizados en centros de enseñanza no superior, a menos que sea imprescindible según el programa de la formación de que se trate, y previa autorización de la autoridad competente. Artículo 18. Comunicación y autorización de procedimientos. 1. Todos los establecimientos usuarios estarán obligados a comunicar a la autoridad competente los procedimientos que tienen previsto realizar. 2. Para poder llevar a cabo los procedimientos a los que hace referencia el anexo XI, se requerirá la autorización previa y expresa de la autoridad competente. 3. Para la comunicación del procedimiento debe presentarse a la autoridad competente la documentación enumerada en el anexo XII. La validez de la comunicación del procedimiento se corresponderá con la duración prevista en su memoria con un máximo de tres años, siempre y cuando no exista ninguna modificación relevante en él. La validez de esta comunicación se podrá prorrogar previa petición del centro usuario. 4. Para solicitar la autorización del procedimiento debe presentarse a la autoridad competente la documentación que se relaciona en el anexo XIII. 5. Cualquier modificación relevante de las memorias descriptivas recogidas en los anexos XII y XIII de procedimientos previamente comunicados y, en su caso, autorizados será comunicada a la autoridad competente. A estos efectos, se consideran modificaciones relevantes: a) El aumento en el número de animales que se vayan a utilizar, en el caso de especies protegidas. b) La utilización de una nueva especie protegida. c) El aumento significativo en el número de animales que se vayan a utilizar de especies no protegidas. d) El aumento del dolor o del sufrimiento del animal. e) Cambios del lugar en el que se prevé realizar el procedimiento. f) Que se dé cualquier circunstancia de las enumeradas en el anexo XI. En el caso de modificaciones relevantes en la memoria de un procedimiento autorizado, será necesario solicitar una nueva autorización de la autoridad competente para poder efectuar el procedimiento. 6. La autoridad competente adjudicará un código de identificación a cada uno de los procedimientos. 7. Los centros de titularidad estatal comunicarán y, en su caso, solicitarán la preceptiva autorización a la Dirección General de Ganadería del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. 8. En el caso de las autorizaciones de procedimientos por la Administración General del Estado, será preceptivo el informe sobre dicho procedimiento de la Comisión ética nacional de bienestar animal a que se refiere el artículo 26. Artículo 19. Lugar de realización de los procedimientos. 1. Los procedimientos se realizarán en centros registrados como centros usuarios. 2. Podrán llevarse a cabo procedimientos fuera de estos centros cuando sus características justifiquen esta circunstancia, y previa autorización de la autoridad competente.

34372

Viernes 21 octubre 2005

3. Cuando se haga necesario para los fines legítimos del procedimiento, se podrá permitir que el animal afectado sea puesto en libertad, siempre que se hayan adoptado las medidas adecuadas para salvaguardar el bienestar del animal, en la medida en que su estado de salud lo permita, que no haya peligro para la sanidad animal, la salud pública o el medio ambiente, y previa autorización de la autoridad competente. En cualquier caso, cuando el procedimiento en el que se utilizan tenga exclusivamente fines docentes o de formación, no podrán liberarse los animales utilizados. Artículo 20. Anestesia y analgesia durante el procedimiento. 1. Los procedimientos deberán llevarse a cabo con anestesia general o local, salvo que se considere que esta: a) Es más traumática para el animal que el procedimiento en sí. b) Es incompatible con los fines del procedimiento; en este caso, será preceptiva la autorización previa de la autoridad competente. 2. Si la anestesia no fuera posible, deberán utilizarse analgésicos u otros métodos idóneos para garantizar, en la medida de lo posible, que el dolor, el sufrimiento, la angustia o la lesión sean mínimos, y, en cualquier caso, que el animal no padezca dolor, angustia o sufrimiento intenso. 3. Siempre que sea compatible con los fines del procedimiento, cuando se prevea que un animal va a sufrir dolor intenso o prolongado después de haberse recuperado de la anestesia, se dispondrá de lo necesario para que sea tratado con la antelación suficiente, con medios adecuados para minimizar el dolor, o, cuando esto no sea posible, deberá ser sacrificado inmediatamente por métodos humanitarios. 4. En cualquier caso, y siempre que se prevea que el animal puede sufrir un dolor grave o prolongado, será necesaria la autorización previa del procedimiento por la autoridad competente. 5. En ningún caso podrá utilizarse un animal más de una vez en procedimientos que conlleven dolor intenso, angustia o sufrimiento equivalente. Artículo 21. Fin del procedimiento. 1. Al término de todo procedimiento, se decidirá si el animal debe mantenerse con vida o debe ser sacrificado mediante un método humanitario. En todo caso, no se conservará con vida a un animal si, a pesar de haber recuperado la salud en todos los demás aspectos, es probable que padezca un dolor o sufrimiento duraderos. A este respecto, tales decisiones serán adoptadas por el veterinario responsable de la salud de los animales. 2. Cuando al término de un procedimiento: a) Se vaya a conservar con vida a un animal, este deberá recibir el cuidado adecuado a su estado de salud, ser sometido a la vigilancia de un veterinario y mantenido en condiciones acordes con las exigencias del artículo 4. La vigilancia del veterinario podrá suspenderse cuando, en su opinión, el animal no vaya a sufrir como consecuencia de tal suspensión. b) Sea necesario para los fines del procedimiento, sin perjuicio de las demás disposiciones de este real decreto, la autoridad competente podrá autorizar que un animal utilizado en un procedimiento sea devuelto a su medio habitual, y se adoptarán las medidas adecuadas para salvaguardar su bienestar, en la medida en que su estado de salud lo permita y no entrañe peligro ni para la sanidad animal, ni para la salud pública, ni para el medio ambiente.

BOE núm. 252

c) Se decida no conservar con vida a un animal, o este no pueda beneficiarse de las condiciones establecidas en el artículo 4 relativas a su bienestar, este deberá ser sacrificado lo antes posible, mediante un método humanitario. La eliminación de los cadáveres y de los subproductos, si los hubiera, se realizará conforme a la legislación vigente. 3. En el caso de los animales de especies silvestres y, en particular, las especies amenazadas, se tendrán en cuenta los criterios relativos a la disposición de los animales establecidos en las resoluciones derivadas de la Convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestres respecto a la toma de decisiones sobre el mantenimiento en cautividad, reintroducción en el medio natural o la aplicación de la eutanasia a los animales al fin de los procedimientos. CAPÍTULO V Comités éticos de bienestar animal Artículo 22. Creación de los comités éticos de bienestar animal. 1. En los centros usuarios de titularidad estatal existirá un comité ético de bienestar animal (en adelante, «el comité»), el cual debe velar por el cumplimiento de lo establecido en el artículo 11 y el capítulo IV. 2. El comité se dotará de un reglamento interno que defina y desarrolle, en su ámbito, sus integrantes y su funcionamiento básico según criterios de confidencialidad y representatividad, y que garantice la imparcialidad en sus decisiones. Artículo 23.

Composición.

1. El comité debe estar integrado por un mínimo de tres personas con la experiencia y los conocimientos necesarios para velar por el bienestar y el cuidado de los animales. Los miembros que, como mínimo, deben formar parte de estos comités serán los siguientes: a) El especialista en bienestar animal del centro. b) Un representante de la unidad de garantía de calidad del centro, cuando exista, o, en su defecto, un investigador del centro no directamente implicado en el procedimiento que deba informarse. c) Una persona con experiencia y conocimientos en bienestar de los animales que no tenga relación directa con el centro o con el procedimiento de que se trate. 2. En cualquier caso, deben estar constituidos por personas ajenas al procedimiento evaluado. 3. Los miembros respetarán el principio de confidencialidad. 4. Cuando se considere oportuno, solicitarán el asesoramiento de personas expertas que no pertenezcan al comité, las cuales también respetarán el principio de confidencialidad. Artículo 24.

Funciones.

Las funciones del comité son las siguientes: a) Informar de la idoneidad de cada procedimiento en relación con los objetivos del estudio, la posibilidad de alcanzar conclusiones válidas con el menor número posible de animales, la consideración de métodos alternativos a la utilización de los animales y la idoneidad de las especies seleccionadas. b) Informar de que cada procedimiento se lleva a cabo ajustándose a la memoria descriptiva notificada o aprobada a que se refieren los anexos XII y XIII.

BOE núm. 252

Viernes 21 octubre 2005

c) Informar sobre la realización de los procedimientos, en especial de que: 1. Se ponen los medios para que los animales no sufran innecesariamente y para que se les proporcionen, cuando sea necesario, analgésicos, anestésicos u otros métodos destinados a eliminar al máximo el dolor, el sufrimiento o la angustia. 2. Se utilizan métodos de eutanasia adecuados a la especie animal y al procedimiento que se realice. 3. El personal que participa en los procedimientos tenga la formación adecuada para llevar a cabo las tareas que se le encomiende. Artículo 25.

Exención de la creación de comités.

1. Los casos excepcionales en que se pueda eximir de la creación de estos comités se establecerán por la Dirección General de Ganadería. 2. En los centros eximidos de la creación del comité, las funciones establecidas en el artículo 24 deberán ser asumidas por un comité reconocido por la autoridad competente. Artículo 26.

Comisión ética estatal de bienestar animal.

1. Para los centros de titularidad estatal, se creará la Comisión ética estatal de bienestar animal (en adelante, «la Comisión») como órgano consultivo en materia de bienestar de los animales utilizados para la experimentación y otros fines científicos, adscrita al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. 2. La Comisión tendrá las funciones de: a) Informar con relación a las solicitudes de autorización de procedimientos. b) Informar con relación a las solicitudes de exención de la obligación de crear comités. c) Asesorar a los centros usuarios para el cumplimiento de esta normativa, especialmente sobre los métodos alternativos y técnicas que eviten procedimientos repetitivos o reiterativos. d) Actuar como órgano de consulta. 3. La Comisión estará compuesta por los siguientes miembros: a) Presidente: el Director General de Ganadería del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. b) Vicepresidente primero: el Director General de Investigación del Ministerio de Educación y Ciencia. c) Vicepresidente segundo: el Director General de Farmacia y Productos Sanitarios del Ministerio de Sanidad y Consumo. d) Secretario: el Jefe de Servicio de Bienestar Animal de la Dirección General de Ganadería del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. e) Vocales: 1.º Siete vocales en representación de la Administración General del Estado, pertenecientes a los siguientes ministerios: Uno en representación del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, con rango de subdirector general. Uno en representación del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, con rango de subdirector general. Uno en representación del Ministerio de Sanidad y Consumo, con rango de subdirector general. Dos en representación del Ministerio de Educación y Ciencia, con rango de subdirector general. Dos en representación del Ministerio de Medio Ambiente, con rango de subdirector general. Dichos vocales serán designados por el Subsecretario del departamento correspondiente, y, en los casos de

34373

ausencia o enfermedad y, en general, cuando concurra alguna otra causa justificada, podrán ser sustituidos por otra persona al servicio de la unidad de la que dependan, que será designada del mismo modo. 2.º Un vocal representante de las organizaciones no gubernamentales de carácter nacional que tengan como uno de sus objetivos principales la defensa del bienestar animal, designado por el presidente de la Comisión y a propuesta de estas. 3.º Un vocal representante de las asociaciones profesionales especializadas en los animales utilizados para experimentación y otros fines científicos, designado por el presidente de la Comisión y a propuesta de estas. 4.º Un vocal representante del Consejo General de Colegios Veterinarios de España. 4. Podrán asistir con voz, pero sin voto, representantes de los sectores afectados y de las comunidades autónomas. Previa invitación, cuando se considere necesario, podrán asistir también expertos independientes. 5. Se podrán crear grupos de trabajo específicos con funciones concretas. 6. La Comisión aprobará sus normas de funcionamiento. 7. La Comisión se reunirá como mínimo cada tres meses. 8. Sin perjuicio de las peculiaridades previstas en este real decreto, la Comisión acomodará su funcionamiento al régimen previsto para los órganos colegiados en el capítulo II del título II de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común. CAPÍTULO VI Suministro de información y controles Artículo 27. Suministro de información. 1. A los efectos de su comunicación a la Comisión Europea, los centros usuarios deben comunicar a la autoridad competente los procedimientos realizados, las especies y el número de animales utilizados en cada uno de ellos, en los plazos y la forma que para cada centro establezca la autoridad competente. Por las comunidades autónomas, se remitirá dicha información a la Dirección General de Ganadería del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación antes del 31 de marzo de cada año con los datos referentes al año anterior, a fin de que por este se traslade la misma a la Comisión Europea a través del cauce correspondiente. 2. Para los centros de titularidad estatal, la comunicación a que se refiere en el apartado 1 se efectuará antes del 31 de marzo de cada año con los datos referentes al año anterior. 3. Basándose en las solicitudes de autorización y en las notificaciones recibidas, y de acuerdo con los informes elaborados, la autoridad competente recogerá y, en la medida de lo posible, publicará periódicamente la información estadística sobre la utilización de animales en procedimientos con respecto al: a) Número y las especies de animales utilizados en los procedimientos. b) Número de animales, por categorías seleccionadas, utilizadas en los procedimientos mencionados en el artículo 2. c) Número de animales, por categorías seleccionadas, utilizados en los procedimientos exigidos por la legislación.

34374

Viernes 21 octubre 2005

4. Las autoridades competentes adoptarán todas las medidas necesarias para garantizar la protección del carácter confidencial de las informaciones que presenten un interés comercial particular que se comuniquen conforme a este real decreto. Artículo 28. Controles. 1. El control del cumplimiento de las normas contenidas en este real decreto se efectuará por la autoridad competente; a tal fin, efectuará las inspecciones periódicas precisas y remitirá a la Dirección General de Ganadería del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, antes del 31 de marzo de cada año, un informe sobre el resultado de las inspecciones realizadas el año precedente. 2. Estas inspecciones, que podrán realizarse con ocasión de controles efectuados con otros fines, se efectuarán anualmente sobre muestras estadísticamente representativas de los centros existentes en el territorio de cada comunidad autónoma. 3. Cada ministerio, en el ámbito de sus competencias, elaborará con las comunidades autónomas un plan anual de controles de acuerdo con un análisis de riesgos, que podrá incluir la determinación del tamaño de la muestra que deberá ser objeto de inspección en cada comunidad autónoma, así como los criterios básicos para la elección de la muestra y, en su caso, el listado de los centros que se vayan a inspeccionar. 4. En el diseño del plan de inspección, se prestará especial atención a los centros eximidos de la obligación de disponer de un comité propio. Disposición adicional única. Recursos humanos y materiales. La creación y el funcionamiento del Registro de los centros de cría, suministradores y usuarios y de la Comisión ética estatal de bienestar animal serán atendidos con los medios humanos y materiales existentes en el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, sin que ello suponga incremento del gasto público. Disposición transitoria primera. Centros registrados de acuerdo con el Real Decreto 223/1988, de 14 de marzo. Los centros registrados al amparo de lo dispuesto en el Real Decreto 223/1988, de 14 de marzo, que se encuentren en funcionamiento, deberán comunicar la información complementaria necesaria según lo dispuesto en este real decreto a la autoridad competente, en un plazo no superior a los seis meses, la cual adaptará las inscripciones en los registros a lo dispuesto en este real decreto. Disposición transitoria segunda. Procedimientos en tramitación. Lo dispuesto en el artículo 18 sobre expedientes de notificación y/o autorización de los procedimientos que estén en tramitación o se tramiten en el plazo de seis meses a partir de la entrada en vigor de este real decreto podrán tramitarse de acuerdo con el Real Decreto 223/ 1988, de 14 de marzo. Disposición transitoria tercera. Homologación de la formación. No obstante lo dispuesto en el artículo 9.1, la autoridad competente podrá decidir, a solicitud del interesado, que deberá presentarse dentro de los seis meses siguientes a la publicación de este real decreto en el «Boletín Oficial del Estado», no exigir la posesión del

BOE núm. 252

título académico correspondiente al personal que acreditara suficientemente venir realizando las tareas y funciones previstas en el artículo 9.1 y en el anexo I durante los siguientes periodos de tiempo, en función de cada categoría: a) Personal de la categoría A: dos años antes de la entrada en vigor de este real decreto. b) Personal de la categoría B: cinco años antes de la entrada en vigor de este real decreto. c) Personal de la categoría C: 10 años antes de la entrada en vigor de este real decreto. d) Personal de la categoría D: 10 años antes de la entrada en vigor de este real decreto. Una vez concedida dicha excepción, esta surtirá efectos permanentes en todo el territorio nacional y facultará al interesado para realizar las funciones correspondientes a la categoría de que se trate en toda España. Disposición derogatoria única. Derogación normativa. Quedan derogadas cuantas normas de igual o inferior rango se opongan a lo dispuesto en este real decreto y, específicamente, el Real Decreto 223/1988, de 14 de marzo, sobre protección de los animales utilizados para experimentación y otros fines científicos, y la Orden de 13 de octubre de 1989, por la que se establecen las normas de registro de los establecimientos de cría, suministradores y usuarios de animales de experimentación de titularidad estatal, así como las de autorización para empleo de animales en experimentos, en desarrollo del Real Decreto 223/1988, de 14 de marzo. Disposición final primera. Carácter básico y título competencial. Este real decreto tiene carácter básico y se dicta al amparo de las competencias exclusivas reconocidas al Estado por la Constitución en su artículo 149.1.13.ª en materia de bases y coordinación de la planificación general de la actividad económica, y en el artículo 149.1.16.ª en materia de bases y coordinación general de la sanidad. Disposición final segunda. Facultad de desarrollo y modificación. 1. Se faculta a los Ministros de Agricultura, Pesca y Alimentación y de Educación y Ciencia para dictar, en el ámbito de sus competencias, las disposiciones necesarias para el desarrollo y cumplimiento de este real decreto y, en particular, para modificar sus anexos para su adaptación a la normativa comunitaria o por motivos urgentes de protección de los animales. 2. Específicamente, se faculta al Ministro de Educación y Ciencia para establecer la formación del personal competente para trabajar en los centros. Disposición final tercera. Entrada en vigor. El presente real decreto entrará en vigor un mes después de su publicación en el «Boletín Oficial del Estado», excepto el capítulo V, que lo hará seis meses después de su publicación. Dado en Madrid, el 10 de octubre de 2005. JUAN CARLOS R. La Vicepresidenta Primera del Gobierno y Ministra de la Presidencia, MARÍA TERESA FERNÁNDEZ DE LA VEGA SANZ

BOE núm. 252

Viernes 21 octubre 2005

ANEXO I Personal competente para trabajar en los centros Se definen cuatro categorías profesionales, que se clasifican de la siguiente forma: A. Personal de la categoría A: personal para el cuidado de los animales. Los programas de enseñanza para esta categoría incluirán como mínimo: 1. Conceptos básicos relativos a los aspectos éticos y normativos de los cuidados proporcionados a los animales de experimentación. 2. Manipulación y mantenimiento de los animales: a) Medio ambiente, equipos, jaulas y accesorios en las instalaciones para los animales: descripción, utilización y mantenimiento. b) Manipulación y contención de los animales. c) Conocimientos básicos sobre los métodos de eutanasia humanitaria de las especies afectadas. d) Elementos generales de fisiología y de comportamiento de las especies animales utilizadas con fines experimentales. e) Mantenimiento de los animales y, en caso necesario, cría de éstos. f) Verificación de las condiciones medioambientales en los animalarios. 3. Reconocimiento del estado de salud y de las enfermedades: a) Higiene y control de las enfermedades. b) Elementos de fisiología general y de comportamiento de las especies animales utilizadas con fines experimentales. 4. Reconocimiento del dolor, el sufrimiento y la angustia. 5. Normativa referente a la seguridad, la administración, el transporte, la recepción, el aprovisionamiento de animales y la eliminación de los cadáveres. 6. Formación específica, en caso necesario, para todo trabajo de asistencia durante los procedimientos. B. Personal de la categoría B: personal que lleva a cabo los procedimientos. Los programas de enseñanza para esta categoría incluirán como mínimo: 1. Conocimientos básicos apropiados sobre el mantenimiento de los animales y acerca de la normativa sobre la seguridad, la administración, el transporte, la recepción y el aprovisionamiento de animales y la eliminación de los cadáveres. 2. Conceptos básicos relativos a los aspectos éticos y normativos de los cuidados proporcionados a los animales de experimentación. 3. Manipulación y principios básicos del mantenimiento de los animales: a) Características biológicas, en particular, fisiológicas y del comportamiento, de las especies, razas y líneas de los animales, de acuerdo con las tareas que se vayan a cumplir. b) Manipulación y contención de los animales. c) Métodos de eutanasia humanitaria de las especies afectadas. 4. Reconocimiento del estado de salud y de las enfermedades: aspectos prácticos del seguimiento del estado de salud y de las enfermedades. 5. Implicaciones del estatus microbiológico de los animales. 6. Reconocimiento del dolor, el sufrimiento y la angustia. 7. Formación apropiada para la realización de los procedimientos. En la medida en que sea necesario para las tareas que se vayan a realizar:

34375

a) Apreciación de los elementos que se deben tener en cuenta desde la concepción de un procedimiento, incluyendo el refinamiento, la reducción y el reemplazo. b) Importancia del sistema de alojamiento y del ambiente inmediato de los animales para los procedimientos. c) Anatomía de los animales utilizados para fines experimentales. d) Anestesia, analgesia y apreciación de la necesidad de poner fin al procedimiento para reducir lo más posible los sufrimientos del animal. e) Técnicas apropiadas e intervenciones quirúrgicas. El programa de formación del personal de categoría B debe tener un importante componente práctico, aspecto este último que se llevará a cabo bajo la supervisión de una persona con amplia experiencia en los aspectos estudiados. C. Personal de la categoría C: personal responsable para dirigir o diseñar los procedimientos. Se considerará que los científicos responsables del diseño y de la dirección de procedimientos son competentes cuando: 1. Sean titulados superiores con nivel equivalente a una licenciatura en una disciplina como la Biología (animal), la Medicina, la Veterinaria u otra disciplina con formación adecuada en zoología, anatomía y fisiología. 2. Hayan participado en un curso básico sobre la ciencia de los animales de laboratorio, con el fin de desarrollar un nivel de responsabilidad apropiado para un uso de los animales de acuerdo con las normas científicas de alto nivel, cuyo programa incluya como mínimo: a) Aspectos éticos y legislación. b) Biología y mantenimiento de los animales de experimentación. c) Microbiología y enfermedades. d) Diseño de procedimientos con animales. e) Anestesia, analgesia y procedimientos experimentales. f) Alternativas al uso de animales. g) Análisis de la literatura científica apropiada. D. Personal de la categoría D: personal especialista en ciencias del animal de experimentación con funciones de asesoramiento sobre el bienestar de los animales. 1. Personal especialista en bienestar animal: persona con titulación universitaria superior en el área de Ciencias de la Salud, encargada de supervisar y asesorar todos los aspectos relacionados con el bienestar de los animales. 2. Personal especialista en salud animal: persona licenciada en Veterinaria con formación complementaria especializada en animales de experimentación, encargada de supervisar y asesorar todos los aspectos relacionados con la salud de los animales. ANEXO II Líneas directrices relativas al alojamiento de los animales 1. Instalaciones. 1.1 Funciones y proyecto general. 1.1.1 Las instalaciones se construirán de forma que suministren un ambiente adecuado para las especies alojadas en ellas y se diseñarán para evitar el acceso de personas no autorizadas. 1.1.2 Las instalaciones que formen parte de un edificio mayor se protegerán mediante normas de construcción y disposiciones que limiten el número de accesos e impidan la circulación de personas no autorizadas. 1.1.3 Se recomienda la existencia de un programa de mantenimiento de las instalaciones para evitar cualquier fallo de su equipamiento.

34376

Viernes 21 octubre 2005

1.2 Locales de alojamiento. 1.2.1 Se tomarán todas las medidas necesarias para garantizar la limpieza regular y eficaz de los locales, así como el mantenimiento de un nivel higiénico satisfactorio. Los techos y paredes serán resistentes, con superficies lisas, impermeables y fácilmente lavables. Se prestará especial atención a las juntas con puertas, conductos, tubos y cables. Las puertas y ventanas, en su caso, estarán construidas o protegidas de forma que eviten el acceso de animales ajenos al establecimiento. Los suelos serán lisos, impermeables, no deslizantes y fácilmente lavables y soportarán el peso de las estanterías u otros materiales pesados. En el caso de que haya sumideros, estarán cubiertos adecuadamente y dispondrán de una barrera que evite el acceso de animales ajenos al centro. 1.2.2 Las zonas donde los animales se mueven libremente tendrán paredes y suelos con un revestimiento especialmente resistente para soportar el gran desgaste causado por éstos y las operaciones de limpieza. Dicho material no será perjudicial para la salud de los animales ni que pueda causar heridas a los animales. En esas zonas son aconsejables los sumideros. Los equipos y accesorios deberán protegerse especialmente para evitar que los animales los estropeen o se hieran con ellos. 1.2.3 Los locales destinados al alojamiento de animales de experimentación de granja (vacuno, ovino, caprino, porcino, equino, aves de corral, etc.) cumplirán la normativa vigente referente a los animales de granja. 1.2.4 No se alojarán juntas especies incompatibles. 1.2.5 Los locales de alojamiento podrán disponer de instalaciones para realizar procedimientos o manipulaciones menores, en su caso. 1.3 Laboratorios y locales de experimentación con fines generales y especiales. 1.3.1 Los establecimientos de cría o suministradores dispondrán de instalaciones adecuadas para preparar la expedición de animales. 1.3.2 Todos los establecimientos dispondrán, al menos, de instalaciones para realizar pruebas sencillas de diagnóstico, necropsias y/o recogida de muestras para investigaciones más amplias. 1.3.3 Deberán tomarse medidas a la recepción de los animales para el establecimiento de cuarentenas. 1.3.4 Se dispondrá de locales de experimentación con fines generales y especiales, siempre que no sea conveniente realizar los procedimientos u observaciones en el local de alojamiento. 1.3.5 Se dispondrá de locales para alojar por separado a los animales enfermos o heridos. 1.3.6 Se dispondrá, en su caso, de una o más salas convenientemente equipadas para la realización de experimentos quirúrgicos en condiciones asépticas. También es conveniente disponer de instalaciones para el período posoperatorio cuando sea necesario. 1.4 Locales de servicio. 1.4.1 Los locales para el almacenamiento de los alimentos y/o camas deberán ser frescos, secos y a prueba de parásitos e insectos. Otros materiales que pudieran estar contaminados o presentar peligro se almacenarán en un local diferente. 1.4.2 Se dispondrá de locales para almacenamiento de jaulas, instrumentos y cualquier otro material limpio. 1.4.3 Los locales de limpieza y lavado serán lo bastante amplios para alojar las instalaciones necesarias para descontaminar y limpiar el material usado. El proceso de limpieza debería organizarse de forma que quede separado el circuito de material limpio del de material sucio, para evitar la contaminación del material recién limpiado. Las paredes y los suelos deberían estar recubiertos con un material resistente adecuado y el sistema

BOE núm. 252

de ventilación debería tener suficiente capacidad para eliminar el exceso de calor y de humedad. 1.4.4 Se adoptarán disposiciones para el almacenamiento y la eliminación de los cadáveres y residuos de los animales en condiciones higiénicas satisfactorias. Se tomarán medidas para la eliminación de dichos restos con garantías de seguridad y atendiendo a la normativa vigente. Se adoptarán precauciones especiales con los residuos muy tóxicos o radiactivos. 1.4.5 El proyecto y construcción de las zonas de circulación se adecuará a las normas establecidas para los locales de alojamiento. Se aconseja que los pasillos sean bastante anchos para permitir la fácil circulación del material móvil. 2. Condiciones ambientales en los locales de alojamiento y su control. 2.1 Ventilación. 2.1.1 Los locales de alojamiento tendrán un sistema adecuado de ventilación que satisfaga las exigencias de las especies alojadas. El objeto del sistema de ventilación es suministrar aire limpio y mantener bajo el nivel de olores, gases nocivos, polvo y agentes infecciosos de cualquier tipo. También eliminará el exceso de calor y de humedad. 2.1.2 El aire en el local se renovará con intervalos frecuentes. En condiciones normales el régimen de ventilación debería ser de 15 a 20 renovaciones de aire por hora. 2.1.3 El sistema de ventilación se proyectará de forma que se eviten las corrientes de aire. 2.2 Temperatura. 2.2.1 La tabla 1 muestra los márgenes de temperatura recomendados. Las cifras se refieren sólo a animales adultos normales. Se ajustará la temperatura de los locales de acuerdo con los cambios eventuales en la regulación térmica de los animales, que puedan deberse a condiciones fisiológicas especiales o a los efectos del procedimiento. 2.2.2 Se dispondrá de un sistema de climatización que sea capaz tanto de calentar como de enfriar el aire que suministra. 2.2.3 En los establecimientos usuarios es necesario el control preciso de la temperatura de los locales de alojamiento, ya que la temperatura del ambiente es un factor físico que afecta profundamente al metabolismo de todos los animales. 2.3 Humedad. La humedad relativa óptima en los locales de alojamiento será de 55% +/– 10%. Deberían evitarse los índices inferiores al 40% y superiores al 70% de humedad relativa durante periodos prolongados. 2.4 Iluminación. En los locales que carezcan de ventanas, es necesario disponer de un sistema de iluminación controlada tanto para satisfacer las necesidades biológicas de los animales como para proporcionar un ambiente de trabajo satisfactorio. También es necesario controlar la intensidad y el ciclo de luz-oscuridad. 2.5 Ruidos. Los ruidos pueden constituir una importante causa de molestias para los animales. Los locales de alojamiento y de experimentación deberán aislarse de focos de ruidos fuertes de frecuencias audibles y más altas, con el fin de evitar trastornos en la conducta y en la fisiología de los animales. 2.6 Sistemas de alarma. 2.6.1 Cuando la salud y el bienestar de los animales dependan de un sistema artificial, deberán preverse sistemas de emergencia apropiados que garanticen el mantenimiento de las condiciones ambientales adecuadas, y

BOE núm. 252

Viernes 21 octubre 2005

deberá contarse con sistemas de alarma que adviertan en caso de avería. 2.6.2 Tanto los sistemas de alarma como de emergencia deberán revisarse con regularidad, y se mantendrá un registro de dichas revisiones. 2.6.3 Se dispondrá de instrucciones claras, expuestas en lugar bien visible, sobre los procedimientos de emergencia y alarma. 2.6.4 Se velará por que el funcionamiento de los sistemas perturben lo menos posible a los animales. 3. Enjaulado. 3.1 En las tablas 2 a 12 se encuentran las líneas directrices que se sugieren para jaulas, cercados, corrales y establos. 3.2 En las figuras 1 a 7 se encuentran indicaciones suplementarias sobre la superficie mínima de las jaulas. 3.3 En las figuras 8 a 12, se presentan las indicaciones correspondientes para la estimación del nivel de ocupación de las jaulas. 3.4 Las jaulas y cercados deben ser de materiales no perjudiciales para la salud de los animales. 3.5 Se proyectarán de forma que los animales no puedan lesionarse y, a menos que sean desechables, de material resistente a la limpieza y la descontaminación. 3.6 Los suelos de jaulas y cercados serán apropiados a la especie y edad de los animales y se proyectarán de forma que facilite la eliminación de los excrementos. 3.7 Se diseñarán los cercados teniendo presente el bienestar de los animales. Conviene que permitan la satisfacción de determinadas necesidades etológicas (por ejemplo, la necesidad de trepar, esconderse o resguardarse temporalmente) y que faciliten su limpieza, evitando, asimismo, el contacto con otros animales cuando se estime necesario.

34377

TABLA 2 Líneas directrices para el enjaulado de pequeños roedores y conejos (en reserva y durante los procedimientos) Superficie mínima del Altura mínima suelo de la de la jaula en cm jaula en cm2

Especie

Ratón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Rata . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Hámster sirio . . . . . . . . . . . . . . . . . . Cobaya . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Conejo 1 kg . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Conejo 2 kg . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Conejo 3 kg . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Conejo 4 kg . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Conejo 5 kg . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Al planificar procedimientos, conviene tener en cuenta el crecimiento potencial de los animales, para disponer siempre de suficiente espacio con arreglo a esta tabla en todas las fases de la experimentación. Ver también las figuras 1 a 5 y 8 a 12. TABLA 3 Líneas directrices para el enjaulado de pequeños roedores durante la cría Superficie mínima del suelo de la jaula por madre y su prole en cm2

TABLA 1

Especie o grupos de especies

Zona óptima en ºC

Primates del Nuevo Mundo no humanos . . . . Ratón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Rata . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Hámster sirio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Jerbo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Cobaya . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Primates del Viejo Mundo no humanos . . Codorniz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

20-28 20-24 20-24 20-24 20-24 20-24 20-24 20-24

Conejo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Gato . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Perro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Hurón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Aves de corral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Paloma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

15-21 15-21 15-21 15-21 15-21 15-21

Porcina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Caprina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ovina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Bovina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Caballar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

10-24 10-24 10-24 10-24 10-24

Nota: en casos especiales, por ejemplo, cuando se trata de animales muy jóvenes o sin pelo, pueden ser necesarias temperaturas ambiente superiores a las indicadas.

12 14 12 18 30 30 35 40 40

Nota: por «altura de la jaula» se entenderá la distancia vertical entre el suelo de la jaula y la parte horizontal superior de la tapa o de la jaula.

Especie

Líneas directrices para la temperatura ambiente (animales alojados en jaulas o cercados)

180 350 180 600 1.400 2.000 2.500 3.000 3.600

Ratón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 200 Rata . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 800 Hámster . . . . . . . . . . . . . . . . 6.500 Cobaya . . . . . . . . . . . . . . . . . 1.200 Cobaya en colectividades . . 1.000 por adulto

Altura mínima de la jaula en cm

12 14 12 18 18

Nota: ver la nota de la tabla 2 para la definición de «altura de jaula». TABLA 4 Líneas directrices para el enjaulado de conejos durante la cría Peso de la coneja en kg

Superficie mínima del suelo de la jaula por coneja y su prole en m2

Altura mínima de la jaula en cm

Superficie mínima del suelo del nido en m2

1 2 3 4 5

0,30 0,35 0,40 0,45 0,50

30 30 35 40 40

0,1 0,1 0,12 0,12 0,14

Nota: para la definición de «altura de la jaula», ver la nota de la tabla 2. La superficie mínima del suelo de la jaula por coneja y su prole ya incluye la superficie del suelo del nido. Ver también la figura 6.

34378

Viernes 21 octubre 2005

BOE núm. 252

TABLA 5

TABLA 7

Líneas directrices para el alojamiento de gatos (durante los procedimientos y la cría)

Líneas directrices para el alojamiento de perros en cercados (en reserva y durante experimentación y cría)

Peso del gato en kg

Superficie mínima del suelo de la jaula por gato en m2

Altura mínima de la jaula en cm

Superficie mínima del suelo de la jaula por gata y su prole en m2

Superficie mínima del suelo de cercado por gata y su prole en m2

Peso del perro en kg

Superficie mínima del suelo del cercado por perro en m2

0,5 - 1 1-3 3-4 4-5

0,2 0,3 0,4 0,6

50 50 50 50

– 0,58 0,58 0,58

– 2 2 2

<6 6-10 10-20 20-30 > 30

0,5 0,7 1,2 1,7 2,0

Nota: se debería limitar al mínimo el alojamiento de gatos en jaulas. Los gatos recluidos de esta forma deberían salir a hacer ejercicio al menos una vez por día, siempre que esto no dificulte el procedimiento. Es aconsejable que los cercados para gatos estén dotados de bandejas para las deposiciones, de amplio espacio en repisas para descansar y de objetos que permitan trepar y afilar las garras. Por «altura de la jaula» se entenderá la distancia entre el punto más alto del suelo y el punto más bajo del techo de la jaula. La zona de las repisas puede incluirse al calcular la superficie mínima del suelo. La superficie mínima del suelo de la jaula por gata y su prole incluye la superficie de 0,18 m2 de la caja para los partos. Ver también la figura 7.

TABLA 6 Líneas directrices para el alojamiento de perros en jaulas (durante la realización de los procedimientos) Altura del perro a nivel de la cruz en cm

Superficie mínima del suelo de la jaula por perro en m2

Altura mínima de la jaula en cm

30 70 75

0,75 1,00 1,75

60 60 140

Nota: los perros sólo deberían permanecer en las jaulas el tiempo estrictamente necesario para los propósitos del procedimiento. Se aconseja soltar a los perros enjaulados para que hagan ejercicio una vez al día, siempre que esto no sea incompatible con el objetivo del procedimiento. Se recomienda limitar la reclusión de los perros sin facilitarles ejercicio diario. Interesa que las zonas para el ejercicio sean bastante grandes para que el perro tenga libertad de movimientos. No se aconseja usar suelos de rejilla en las jaulas de perros, a menos que así lo requiera el procedimiento. Teniendo en cuenta las grandes diferencias en la altura y la poca relación entre altura y peso en diversas razas de perros, la altura de la jaula debería basarse en la altura del cuerpo a nivel de la cruz del animal. Como regla general, se aconseja que la altura mínima de la jaula sea doble respecto a la altura de la cruz. Para la definición de «altura de la jaula», ver la nota de la tabla 5.

Superficie mínima adyacente para ejercicio por perro Hasta tres perros por m2

Más de tres perros por m2

0,5 (1,0) 1,4 (2,1) 1,6 (2,8) 1,9 (3,6) 2,0 (4,0)

0,5 (1,0) 1,2 (1,9) 1,4 (2,6) 1,6 (3,3) 1,8 (3,8)

Nota: las cifras entre paréntesis indican la superficie total por perro, es decir, la superficie del suelo del cercado más la superficie adyacente para ejercicio. Los perros alojados permanentemente al aire libre deberían tener acceso a un lugar cubierto para protegerse de la intemperie. Cuando los perros estén alojados sobre suelo de rejilla, se aconseja que dispongan de una superficie lisa para dormir. No se recomienda utilizar suelos de rejilla a menos que el procedimiento así lo requiera. Las divisiones entre cercados impedirán a los perros herirse mutuamente. Los cercados tendrán un sistema adecuado de desagüe. TABLA 8 Líneas directrices para el alojamiento de primates no humanos (en reserva y durante procedimientos y cría) Nota preliminar: debido a la gran diversidad de tamaños y características de los primates, es especialmente importante adaptar la forma y los accesorios internos, así como las dimensiones de sus jaulas a sus necesidades particulares. El volumen total de la jaula es tan importante para los primates como la superficie del suelo. Como principio general, la altura debería ser la mayor dimensión de la jaula, al menos para los antropomorfos y otros simios. Las jaulas tendrán altura suficiente al menos para que los animales puedan ponerse de pie. Es recomendable que la altura mínima de la jaula para los animales que se desplacen suspendidos sea suficiente para que puedan balancearse extendidos totalmente sin que lleguen a tocar el suelo de la jaula con los pies. En su caso, se dispondrán las perchas de modo que los primates puedan utilizar la parte superior de la jaula. Pueden alojarse en una misma jaula dos primates compatibles. Cuando no se puedan poner en parejas, es conveniente colocar las jaulas de forma que puedan verse mutuamente, pero también que exista la posibilidad de evitarlo cuando sea necesario. Teniendo en cuenta estas observaciones, la tabla siguiente constituye una orientación general para el enjaulado de los grupos de especies más utilizadas (superfamilias «Ceboidea» y «Cercopitheoidea»). Peso del primate en kg

Superficie mínima del suelo de la jaula para uno o dos animales en m2

Altura mínima de la jaula en cm

<1 1– 3 3– 5 5– 7 7– 9 9 – 15 15 – 25

0,25 0,35 0,50 0,70 0,90 1,10 1,50

60 75 80 85 90 125 125

Nota: para la definición de «altura de la jaula» ver la nota de la tabla 5.

BOE núm. 252

Viernes 21 octubre 2005

34379

TABLA 9 Líneas directrices para el enjaulado de cerdos (en reserva y durante experimentación) Peso del cerdo en kg

Superficie mínima del suelo de la jaula por cerdo en m2

Altura mínima de la jaula en cm

5 – 15 15 – 25 25 – 40

0,35 0,55 0,80

50 60 80

Nota: esta tabla se aplicaría también a los lechones. No se recomienda mantener a los cerdos enjaulados a menos que sea indispensable para el objetivo del procedimiento y en tal caso sólo durante el mínimo tiempo.

Para la definición de «altura de la jaula», ver la nota de la tabla 5.

Especies y pesos en kg

Superficie Altura Superficie Longitud mínima de mínima del Longitud suelo del mínima de mínima del mínima del las suelo del cercado divisiones cercado para comedero grupos en por cabeza cercado en m del cercado m2 por en m2 en m en m animal

Bovina

< 60 60 – 100 100 – 150 150 – 200 200 – 400 > 400 Caballar (adultos)

2,0 2,2 2,4 2,5 2,6 2,8 13,5

1,1 1,8 1,8 2,0 2,2 2,2 4,5

1,0 1,0 1,0 1,2 1,4 1,4 1,8

0,8 1,0 1,2 1,4 1,6 1,8 –

0,30 0,30 0,35 0,40 0,55 0,65 –

TABLA 11 Líneas directrices para el alojamiento de animales de granja en compartimentos (en reserva y durante la experimentación en los establecimientos usuarios)

TABLA 10 Líneas directrices para el alojamiento de animales de granja en cercados (en reserva y durante la experimentación en los establecimientos usuarios)

Especies y pesos en kg

Superficie Altura Superficie Longitud mínima de mínima del Longitud suelo del mínima de mínima del mínima del las suelo del cercado divisiones cercado para comedero grupos en por cabeza cercado en m del cercado m2 por en m2 en m en m animal

Porcina 10 – 30 30 – 50 50 – 100 100 – 150 > 150 Ovina < 70 Caprina < 70

2 2 3 5 5 1,4 1,6

1,6 1,8 2,1 2,5 2,5 1,8 1,8

0,8 1,0 1,2 1,4 1,4 1,2 2,0

0,2 0,3 0,8 1,2 2,5 0,7 0,8

0,20 0,25 0,30 0,35 0,40 0,35 0,35

Especies y pesos en kg

Superficie Longitud Altura mínima mínima del mínima del de las divisiones de compartimento compartimento los compartimentos en m2 en m en m

Porcina 100–150 > 150 Ovina < 70 Caprina < 70 Bovina 60 – 100 100 – 150 150 – 200 200 – 350 350 – 500 > 500 Caballar (adultos)

1,2 2,5 0,7 0,8 0,6 0,9 1,2 1,8 2,1 2,6 4,0

2,0 2,5 1,0 1,0 1,0 1,4 1,6 1,8 1,9 2,2 2,5

0,9 1,4 0,9 0,9 0,9 0,9 1,4 1,4 1,4 1,4 1,6

Nota: conviene que los compartimentos sean lo bastante anchos para que el animal pueda tumbarse cómodamente.

TABLA 12 Líneas directrices para el enjaulado de aves (en reserva y durante la experimentación en establecimientos usuarios) Especies y pesos en g

Pollos . . . . . . . . . . . .

(Machos adultos) . . . Codornices . . . . . . . .

100-300 300-600 600-1.200 1.200-1.800 1.800-2.400 > 2.400 120-140

para Superficie mínima para Altura mínima de la Longitud mínima de Superficie mínima por Superficie mínima comedero por ave dos aves en cm2 por tres o más aves en cm2 ave en cm2 jaula en cm ave por ave en cm

250 500 1.000 1.200 1.400 1.800 350

200 400 600 700 850 1.200 250

150 300 450 550 650 1.000 200

25 35 45 45 45 60 15

3 7 10 12 12 15 4

Nota: por «superficie» se entenderá el producto de la longitud por la anchura de la jaula medidas horizontalmente por dentro, y no el producto de la longitud por la anchura del suelo. Para la definición de «altura de la jaula», ver la nota de la tabla 5. Las aberturas de las mallas en los suelos de rejilla no superarán los 10 x 10 mm para los pollitos, y los 25 x 25 mm para pollos mayores y adultos. El grosor del alambre debería ser, al menos, de 2 mm. La inclinación del suelo no debería pasar del 14% (8°). Es aconsejable que los bebederos tengan la misma longitud que los comederos. Si se utilizan bebederos con tetina o copas, es conveniente que cada ave tenga acceso a dos. Es oportuno que las jaulas estén equipadas con perchas y permitan a las aves alojadas en jaulas individuales verse unas a otras.

34380

Viernes 21 octubre 2005

BOE núm. 252

BOE núm. 252

Viernes 21 octubre 2005

34381

34382

Viernes 21 octubre 2005

BOE núm. 252

BOE núm. 252

Viernes 21 octubre 2005

34383

34384

Viernes 21 octubre 2005

BOE núm. 252

BOE núm. 252

Viernes 21 octubre 2005

34385

34386

Viernes 21 octubre 2005

BOE núm. 252

BOE núm. 252

Viernes 21 octubre 2005

34387

34388

Viernes 21 octubre 2005

ANEXO III Líneas directrices relativas al cuidado de los animales 1. Captura: Los animales salvajes se capturarán solamente mediante métodos humanitarios y con la intervención de expertos que posean un profundo conocimiento de las costumbres y el hábitat de los animales que interesa atrapar. Si hubiera que utilizar algún anestésico u otro fármaco en la operación de captura, lo administrará un veterinario. Cualquier animal que fuera herido gravemente debe ser sometido lo antes posible a los cuidados de un veterinario. Si, en opinión del veterinario, el animal sólo puede seguir viviendo con sufrimiento o lesiones, conviene sacrificarlo inmediatamente por un método humanitario. En ausencia de veterinario, a todo animal que sufra heridas graves es conveniente sacrificarlo inmediatamente por un método humanitario. 2. Recepción y desembalaje. 2.1 Se recibirán y desembalarán los envíos de animales evitando cualquier retraso. 2.2 Después de inspeccionarlos, se alojará a los animales en jaulas o cercados limpios y se les dará alimentos y agua en función de sus necesidades. 2.3 Se mantendrá a los animales que estén enfermos o se encuentren mal por cualquier otra causa en observación y aparte de los otros. 2.4 Un veterinario los examinará lo antes posible y, en caso necesario, los tratará. 2.5 Los animales que no tengan ninguna posibilidad de recuperación serán sacrificados inmediatamente mediante un método humanitario. 2.6 Todos los animales recibidos se identificarán y registrarán de acuerdo con la normativa vigente. 2.7 Las cajas utilizadas para el transporte, si no se pueden descontaminar de forma adecuada, se destruirán inmediatamente. 3. Cuarentena, aislamiento y aclimatación. 3.1 Se dispondrá de instalaciones separadas para aislar a los animales que, por presentar síntomas o ser sospechosos de mala salud, puedan representar un peligro para el hombre o los otros animales. 3.2 Incluso cuando los animales presenten buena salud, es conveniente someterlos a un período de aclimatación antes de utilizarlos en un procedimiento (véase tabla 1). El tiempo necesario depende de diversos factores, como el estrés al que se haya sometido al animal, que a su vez depende de diversos factores, tales como la duración del transporte y la edad del animal. Una persona competente decidirá la duración de dicho período. 4. Alimentación. 4.1 La elaboración de alimentos se atendrá a la normativa vigente. Los comederos, bebederos y demás utensilios utilizados para la alimentación se limpiarán de forma regular y, en su caso, se esterilizarán. Si se utilizan alimentos húmedos o que se contaminen fácilmente con agua, orina, etc., será necesaria su limpieza diaria. 4.2 Aunque el proceso de distribución de comida puede variar según la especie, debe realizarse de forma que satisfaga las necesidades fisiológicas del animal. Todos los animales podrán acceder al alimento. 5. Agua. 5.1 Todos los animales dispondrán siempre de agua potable no contaminada. 5.2 Los biberones serán de material transparente para permitir el control de su contenido. Conviene que sean de boca ancha para facilitar su limpieza y, si se utiliza material plástico, no liberarán sustancias solubles. Tapas, tapones y tubos serán esterilizables y de fácil limpieza. Los biberones y accesorios serán desmontables y se limpiarán y esterilizarán a intervalos regulares.

BOE núm. 252

5.3 Los sistemas automáticos de bebida se controlarán, revisarán y limpiarán regularmente para evitar accidentes y la propagación de infecciones. Si se utilizan jaulas de suelo liso, conviene tomar medidas a fin de reducir el riesgo de inundaciones. También es necesario el control bacteriológico periódico del sistema para garantizar la calidad del agua. 5.4 El agua procedente de la red pública contiene microorganismos que generalmente se consideran inocuos, a menos que se trabaje con animales de definición microbiológica. En estos casos habría que tratar el agua. El agua de suministro público suele estar clorada para reducir el crecimiento de microorganismos. Dicha cloración no siempre basta para impedir el crecimiento de algunos gérmenes patógenos potenciales, como, por ejemplo, las «Pseudomonas spp.». Como medida complementaria, cabe elevar el nivel de cloro del agua o acidificarla para conseguir el efecto deseado. 5.5 En los peces, anfibios y reptiles la tolerancia a la acidez, al cloro y a muchas otras sustancias químicas varía ampliamente según las especies. Por lo tanto, es necesario tomar las medidas necesarias para adaptar el suministro de agua de los acuarios y viveros a las necesidades y límites de tolerancia de cada especie. 6. Cama: La cama será absorbente, sin polvo, no tóxica y libre de agentes infecciosos, parásitos o cualquier otra forma de contaminación. Se pondrá especial cuidado en evitar la utilización de serrín u otro material de cama derivado de madera tratada químicamente. 7. Ejercicio y manipulación. 7.1 Se aprovechará cualquier oportunidad para que los animales hagan ejercicio. 7.2 El comportamiento de un animal durante un procedimiento depende en gran medida de su confianza en las personas que hay que desarrollar. Se recomienda mantener contactos frecuentes para que los animales se acostumbren a la presencia y actividad humana. 8. Limpieza. 8.1 La calidad de una instalación depende en gran medida de una buena higiene. Se darán instrucciones claras para cambiar la cama de las jaulas y cercados. 8.2 Se establecerá un programa adecuado para la limpieza, el lavado, la descontaminación y, cuando sea necesario, la esterilización de las jaulas, accesorios, biberones y cualquier otro material. También conviene mantener un alto grado de limpieza y orden en los locales de alojamiento, lavado y almacenamiento. 8.3 El material que recubre el suelo de las jaulas, cercados y corrales se renovará periódicamente para evitar que se conviertan en un foco de infección o de infestación por parásitos. 9. Sacrificio con métodos humanitarios de los animales. 9.1 Todo método humano de sacrificio de los animales exige conocimientos que solo pueden adquirirse mediante una formación adecuada. 9.2 No debe permitirse la eliminación de los cadáveres antes de que sobrevenga el rigor mortis. Tabla 1 Especie

Ratón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Rata . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Jerbo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Cobaya . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Hámster sirio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Conejo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Gato . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Perro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Primates no humanos . . . . . . . . . . . . . . . . .

Días

5-15 5-15 5-15 5-15 5-15 20-30 20-30 20-30 40-60

BOE núm. 252

Viernes 21 octubre 2005

ANEXO IV Datos mínimos para consignar en el documento de traslado emitido por el especialista en salud animal a) Remitente: nombre de su titular, número de registro y dirección. b) Destinatario: nombre del centro, número de registro y dirección. c) Lugar de carga, o lugar de captura en el caso de animales salvajes. d) Tipo de medio de transporte e identificación de este. e) Transportista, con especificación de su número de autorización para el transporte de animales vivos. f) Especie transportada. g) Número de animales. h) Identificación individual, si procede. i) Estado sanitario de los animales objeto de traslado, de acuerdo con la normativa que afecte a la especie trasladada. j) Nombre, apellidos, número del documento nacional de identidad y firma del especialista en salud animal que extiende el documento. k) Fecha. l) Si se trata de animales salvajes, se indicará el permiso de captura de la autoridad competente. m) Se indicará si son animales de excepción según el artículo 3.1.b)2.º del Real Decreto 1041/1997, de 27 de junio, por el que se establecen las normas relativas a la protección de los animales durante su transporte. n) Justificación de los supuestos del artículo 5.4, si los hubiera. ñ) Causa de la excepción, descripción de la situación, instrucciones de manejo y cuidados durante el transporte. o) Día y hora de la carga. p) Duración estimada del transporte. q) Día y hora prevista de la descarga.

ANEXO V Datos mínimos para la identificación en las jaulas o sistemas de confinamientos a) Especie. b) Raza (en su caso). c) Cepa (en su caso). d) Sexo. e) Fecha de nacimiento. f) Fecha de cruce (si son parejas). g) Número de animales. h) En los centros usuarios, en su caso, investigador responsable del procedimiento en el que están siendo utilizados los animales, departamento al que este está adscrito y código de identificación del procedimiento. i) Observaciones.

34389

e) Los animales sacrificados o muertos no utilizados en procedimientos, y sus causas, y, en su caso, el método de sacrificio utilizado. f) Los animales utilizados en procedimientos, indicando a qué procedimiento están destinados. g) Las observaciones efectuadas durante el período de cuarentena de los animales que provienen del exterior del centro. h) Los resultados de los exámenes sanitarios efectuado a los animales. i) Los resultados de las necropsias realizadas. j) Los casos de enfermedad y los tratamientos administrados. k) En el caso de los animales criados, suministrados o utilizados en procedimientos, de especies en que reglamentariamente esté establecido, se hará constar la identificación individual de cada animal. l) Se harán constar los datos referentes al origen y la identificación individual de perros, gatos y primates no humanos. m) En los centros que críen animales de especies ganaderas para las cuales sea obligatorio la existencia y mantenimiento de un libro de registro, será de aplicación la normativa vigente en este ámbito. ANEXO VII Lista de especies animales a los que se aplican las disposiciones del artículo 15 Ratón: «Mus musculus». Rata: «Rattus norvegicus». Cobaya: «Cavia porcellus». Hámster dorado: «Mesocricetus auratus». Conejo: «Oryctolagus cuniculus». Primates no humanos. Perro: «Canis familiaris». Gato: «Felis catus». Codorniz: «Coturnix coturnix». ANEXO VIII Datos mínimos de los centros inscritos en la base de datos nacional de centros de animales de experimentación a) Número de registro. b) Nombre del establecimiento. c) Dirección completa. d) N.º de teléfono, n.º de fax, dirección de correo electrónico. e) Tipo de establecimiento. f) Especies animales presentes en el establecimiento. g) Responsable del centro (persona física o jurídica).

ANEXO VI

ANEXO IX

Datos mínimos del libro de registro de los animales en los centros

Documentación mínima requerida para la inscripción de los centros en el registro

Todos los centros deben llevar un registro de los animales en el cual deben anotarse los siguientes datos: a) El nombre y el número de registro del centro. b) El número de animales presentes en el centro en el momento de abrir este registro, indicando la especie o especies a que pertenecen. c) Las entradas de los animales, la fecha en que se producen, indicando la especie, los nacimientos y las compras, haciendo constar su origen (con mención del nombre y dirección del centro criador o suministrador). d) Las salidas de los animales, la fecha en que se producen y la especie, haciendo constar su destinatario (con mención del nombre y dirección del destinatario).

1. Solicitud que contenga los siguientes datos: a) Nombre del centro. b) Dirección completa. c) Titular del centro, nombre y, si procede, razón social y número de código de identificación fiscal o número de identificación fiscal. d) Tipo de establecimiento (cría, suministrador o usuario). 2. Informe que contenga, como mínimo: a) Memoria descriptiva y planos o croquis de situación, distribución de las construcciones, instalaciones y dependencias, así como la capacidad en

34390

Viernes 21 octubre 2005

número de animales y actividades que en él se prevé que van a desarrollar. b) Programa higiénico-sanitario que prevea todas las medidas de control establecidas por la normativa vigente. c) Memoria descriptiva de los aspectos fundamentales de los procedimientos que se prevé realizar, especies y número de animales que se críen, suministren o utilicen. d) Informes técnico y sanitario. El informe sanitario estará suscrito por el especialista en salud animal. e) Identificación del responsable administrativo del centro. f) Identificación del responsable del bienestar de los animales. g) Identificación del veterinario responsable de la salud de los animales. h) Relación del personal especializado, con especificación de su formación, titulación y experiencia. En el caso de centros usuarios universitarios y centros públicos de investigación, únicamente se inscribirá la relación del personal para el cuidado de los animales, el personal especialista en bienestar animal y el especialista en salud animal. i) Cuando se trate de un centro usuario de titularidad estatal, se inscribirá, además, la composición del comité. ANEXO X Características del registro Unidad responsable de la declaración y registro del fichero: Dirección General de Ganadería del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Finalidad: registro de los establecimientos suministradores de cría y usuarios de animales de experimentación, en cumplimiento de lo establecido en la Directiva 86/609/CEE del Consejo, de 24 de noviembre de 1986. Usos: control, por medio de la autoridad competente, del cumplimiento de la normativa vigente. Personas y colectivos afectados: todo centro suministrador, de cría o usuario de animales de experimentación que radique en España. Procedimientos de recogida de datos: serán aportados por el propio interesado ante los órganos competentes de las autoridades competentes. Estructura básica del fichero y descripción de los tipos de datos de carácter personal incluidos en él: datos de carácter identificativo de la persona responsable, de la persona o personas especialistas en bienestar animal o en salud animal del centro: nombre, documento nacional de identidad, formación. Cesiones de datos de carácter personal y transferencias internacionales de datos: a las comunidades autónomas en el ámbito de sus competencias. Órgano responsable: Dirección General de Ganadería del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y Comunidades Autónomas. Órgano ante el que pueden ejercitarse los derechos de acceso, rectificación y cancelación: autoridades competentes citadas en el artículo 3.o). Medidas de seguridad con indicación del nivel exigible: nivel básico. ANEXO XI Procedimientos que necesitan autorización previa y expresa de la autoridad competente a) La utilización de animales de las especies incluidas en el anexo VII que no hayan nacido ni hayan sido expresamente criados en centros oficialmente reconocidos.

BOE núm. 252

b) La utilización de animales de las especies no incluidas en el anexo VII que no procedan de centros de cría o suministro. c) La ejecución de procedimientos fuera de los centros usuarios. d) La liberación de los animales durante el procedimiento. e) La utilización de animales salvajes capturados en la naturaleza, de animales vagabundos, de animales procedentes de centros de protección animal oficiales o de animales protegidos o en peligro de extinción, si lo permite la normativa específica de protección, siempre que los objetivos del procedimiento sean la investigación que tienda a la protección de estas especies o a otros fines biomédicos esenciales y se compruebe que las citadas especies son excepcionalmente las únicas adecuadas para la finalidad que se pretende. Se excluyen las actividades científicas relacionadas con el anillado, el marcaje, y la toma de muestras para análisis rutinarios. f) La ejecución de procedimientos con fines docentes en centros de enseñanza no superior. g) La realización de procedimientos en los que no se utiliza anestesia, analgesia u otros métodos destinados a eliminar al máximo el dolor, el sufrimiento o la angustia, por ser incompatibles con los resultados perseguidos por el procedimiento o por estar contraindicada. h) La ejecución de procedimientos en que el animal puede sufrir un dolor grave o prolongado. i) En aquellos procedimientos en los que se han utilizado animales capturados en la naturaleza, la liberación al medio originario de estos animales, una vez terminados aquellos. ANEXO XII Documentación mínima para la comunicación de procedimientos 1. Una memoria descriptiva del procedimiento, en la que se hará constar: a) La denominación del procedimiento a realizar. b) Los objetivos que se persiguen. c) La metodología del procedimiento. En el caso de que las directrices de un procedimiento estén publicadas con carácter oficial o hayan sido oficialmente validadas, se considerará cumplimentado este extremo, siempre que se aporte una copia de la publicación o validación correspondiente. d) Justificación de la necesidad de usar animales para la obtención de los resultados perseguidos con el procedimiento. e) La especie y el número de animales que se prevé utilizar. f) La duración del procedimiento y frecuencia de realización previstos. g) Fecha prevista de inicio y fecha prevista de finalización del procedimiento. h) Destino final de los animales y, en el caso de sacrificio, el método utilizado. i) La identificación del personal investigador responsable del procedimiento. j) Los datos del centro responsable de la estabulación de los animales durante el procedimiento, haciendo constar su número de registro correspondiente. Cualquier cambio de ubicación de los animales a otro centro registrado quedará reflejado en el libro de registro de estos. 2. En los centros de titularidad estatal, informe del comité ético de bienestar animal de los animales usados en los procedimientos. Una copia del informe tendrá que ser remitida al centro usuario correspondiente.

BOE núm. 252

Viernes 21 octubre 2005

ANEXO XIII Documentación para la solicitud de autorización previa y expresa de procedimientos 1. Memoria descriptiva del procedimiento, en la que se hará constar: a) La denominación del procedimiento que se prevé realizar. b) Los objetivos que se persiguen. c) La metodología del procedimiento. En el caso de que las directrices de un procedimiento estén publicadas con carácter oficial o hayan sido oficialmente validadas, se considerará cumplimentado este extremo, siempre que se aporte una copia de la publicación o validación correspondiente. d) Justificación de la necesidad de usar animales para la obtención de los resultados perseguidos con el procedimiento. e) La especie y el número de animales que se prevé utilizar. f) La duración del procedimiento y, en su caso, frecuencia de realización prevista. g) Fecha prevista de inicio y fecha prevista de finalización del procedimiento h) Destino final de los animales y, en el caso de sacrificio, el método utilizado. i) La identificación del personal investigador responsable del procedimiento. j) Los datos del centro responsable de la estabulación de los animales durante el procedimiento, haciendo constar su número de registro correspondiente. Cualquier cambio de ubicación de los animales a otro centro registrado quedará reflejado en el libro de registro de estos. 2. Los centros de titularidad estatal presentarán un informe del comité ético. 3. Circunstancia por la que se necesita la autorización previa y expresa de la autoridad competente, y su justificación.

17345

REAL DECRETO 1202/2005, de 10 de octubre, sobre el transporte de mercancías perecederas y los vehículos especiales utilizados en estos transportes.

El Acuerdo sobre transportes internacionales de mercancías perecederas y sobre vehículos especiales utilizados en estos transportes (ATP), hecho en Ginebra el 1 de septiembre de 1970 y publicado en el «Boletín Oficial del Estado» de 22 de noviembre de 1976, establece las medidas tendentes a asegurar la mejora de las condiciones de conservación y calidad de las mercancías perecederas durante su transporte, en especial en el transcurso de los intercambios internacionales. Este real decreto tiene por finalidad que la regulación contenida en dicho acuerdo internacional sea también de estricta aplicación al transporte en el territorio nacional, lo cual no sólo contribuirá a hacer más seguro el comercio de mercancías perecederas, sino que, además, será lógicamente un elemento positivo para el desarrollo de este comercio. Durante su tramitación en fase de proyecto, este real decreto, además de contar con la aprobación de la Comisión para la coordinación del transporte de mercancías perecederas, ha sido informado por la Dirección General de Transportes por Carretera, el Pleno del Departamento de Mercancías del Comité Nacional de Transporte por Carretera, la Sección de Transporte de Mercancías del Consejo Nacional de Transportes Terrestres, las Secreta-

34391

rías Generales Técnicas de todos los ministerios proponentes y la Dirección General de Cooperación Autonómica del Ministerio de Administraciones Públicas. Lo establecido en este real decreto se dicta al amparo de las competencias exclusivas del Estado de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 149.1.13.ª, 16.ª y 21.ª de la Constitución, que atribuye al Estado la competencia exclusiva en materia de bases y coordinación de la planificación general de la actividad económica, sanidad exterior y bases y coordinación general de la sanidad y, por último, ferrocarriles y transportes terrestres que transcurran por el territorio de más de una comunidad autónoma. En su virtud, a propuesta de la Ministra de Fomento y de los Ministros de Asuntos Exteriores y de Cooperación, del Interior, de Industria, Turismo y Comercio, de Agricultura, Pesca y Alimentación y de Sanidad y Consumo, de acuerdo con el Consejo de Estado y previa deliberación del Consejo de Ministros en su reunión del día 7 de octubre de 2005, DISPONGO: Artículo 1. Ámbito de aplicación. Las normas vigentes en España en cada momento del Acuerdo sobre transporte de mercancías perecederas y

sobre vehículos especiales utilizados en estos transportes (ATP) serán de aplicación a los transportes que se realicen dentro del territorio nacional, sin perjuicio de lo establecido en las normas sobre seguridad alimentaria y de lo dispuesto en el Real Decreto 237/2000, de 18 de febrero, por el que se establecen las especificaciones técnicas que deben cumplir los vehículos especiales para el transporte terrestre de productos alimentarios a temperatura regulada y los procedimientos para el control de conformidad con las especificaciones. Asimismo, se aplicarán al transporte interno las normas contenidas en los acuerdos internacionales bilaterales o multilaterales que, conforme a lo dispuesto en el ATP, sean suscritos por España. Artículo 2. Definiciones. A los efectos de este real decreto, se entenderá por: a) ATP: Acuerdo sobre transportes internacionales de mercancías perecederas y sobre vehículos especiales utilizados en estos transportes, hecho en Ginebra el 1 de septiembre de 1970.

b) Mercancías perecederas: aquellas mercancías incluidas en el ATP, cuyo transporte haya de ser realizado en vehículos bajo temperatura dirigida y que estén especificadas en el citado acuerdo internacional. c) Transporte: toda operación de transporte por cuenta propia o ajena, realizada total o parcialmente en el territorio nacional. d) Vehículos bajo temperatura dirigida: vehículos isotermos, refrigerantes, frigoríficos o caloríficos, que satisfagan las definiciones y normas enunciadas en el anejo 1 del ATP. Disposición final primera. Títulos competenciales. Este real decreto se dicta al amparo de lo establecido en el artículo 149.1.13.ª, 16.ª y 21.ª de la Constitución, que atribuye al Estado la competencia exclusiva en materia de bases y coordinación de la planificación general de la actividad económica, sanidad exterior y bases y coordinación general de la sanidad y, por último, ferrocarriles y transportes terrestres que transcurran por el territorio de más de una comunidad autónoma.

Loading...

2005

BOE núm. 252 Viernes 21 octubre 2005 MINISTERIO DE LA PRESIDENCIA 17344 REAL DECRETO 1201/2005, de 10 de octubre, sobre protección de los animales ...

741KB Sizes 2 Downloads 14 Views

Recommend Documents

2005
Q.Sonic-3 complies with AGA Report 9 and. ISO standard CD17089. Q.Sonic-4 - Exceeding industry stan- dards: In addition

(2005) PDF: TULISAN BG 2005 - Documents - Docslide
Mar 29, 2016 - Ini pernah terjadi juga pd diri saya bersama teman saya, ketika masih kuliah di Teknik Perminyakan ITB, k

February 2005
electronic hums, fill the room, .... the remarkable andy Mcdonald, .... team song. .... NORMAN ANKER: Rose Fleischer; Ri

2005 - Mediawave
EGY ELVONT ISMERET. 85. EGY ÚJABB NAP. 71. ÉJSZAKAI ELŐADÁS. 31. EMBER A TÜKÖRBEN. 13. EMPEROR'S... 66. EN ALGUN L

DIARY 2005
portion of aggregate passing. 425 micron sieve. One test per 100 Cum of aggregate. 3. Wet Mix. Macadam. (i) Aggregate Im

Peterson's 2005
Listening (40–60 minutes, 30–50 questions, CAT). 2. Structure (15–20 ..... 43. Lesson 7. Dialogues Involving Contr

2005 - Metrosalud
http://www.swanhotel.com/laporan-praktikum-udara-ambien.pdf#clasp is it safe to just stop taking ambien The study's auth

2005 - Euskadi.eus
No information is available for this page.Learn why

PeakTech® 2005
Gerät nicht auf feuchten oder nassen Untergrund stellen. * Gerät nicht in der Nähe starker magnetischer Felder ... Bei u

Peterson's 2005
TOEFL Success is adapted from The Complete Guide to The TOEFL Test, CBT Edition, by Bruce Rogers and published by Heinle